Sin autocrítica, JSRN se reunió en Viedma

Una puesta en escena para ganar tiempo y oxígeno político. Esa es la síntesis que quedó de la reunión de Juntos Somos Río Negro esta tarde en Viedma. La conclusión es a partir de la falta de debate interno, diálogo y discusión.

El oficialismo no conformó un espacio de autocrítica y disimuló las diferencias entre el gobernador y su vice, que estuvieron dos meses sin hablarse.

Las dos definiciones que resumen el encuentro es que -según dijo Alberto Weretilneck no habrá alianzas con partidos nacionales y se fortalecerá el perfil provincialista de Juntos. Y alegó que la cercanía con la Casa Rosada es solo “institucional”.

La otra novedad que arrojó el cónclave es que el 21 de diciembre se reunirá la Mesa Ejecutiva. En la oportunidad, se inaugurará la Casa de JSRN en la capital provincial. Pero aún no hay definiciones sobre los roles que ocuparán los dirigentes en el partido.

A este encuentro faltaron la mayoría de los intendentes. Sólo Gustavo Gennuso (Bariloche), Gustavo San Román (Río Colorado), Miguel Petricio (Mainqué), José Rivas (Chichinales) y Raúl Hermosilla (Comallo) llegaron a la capital provincial.

“El resultado de las PASO y la no participación de JSRN en las elecciones de octubre ya no forman parte de la agenda temática en la provincia” expresó un comunicado del partido. Todo un síntoma. No se debatieron las razones del fracaso electoral.

Al finalizar, muchos dirigentes mantenían las desconfianzas. El sector que lidera el gobernador logró esquivar el aluvión de críticas que se esperaban. Los que se enrolan en la pata peronista, no pudieron decodificar el futuro que imagina Weretilneck.

Por ahora, todo sigue como está.

De todos modos, el espacio que encabeza Pedro Pesatti, en voz del legislador Ricardo Arroyo, advirtió sobre la posibilidad de que a futuro haya un acuerdo con el macrismo, haciendo una analogía con los colores verde, amarillo y azul. Así, dejó claro que el límite es Cambiemos.

Fuente: Redacción ADN